¿La vida te mandó un mensaje? Escúchalo, quizás tenga razón

Emil Montás - EmilMontas.com

Emil Montás - EmilMontas.com

¿Te ha pasado alguna vez que, por trabajo o casualidad, terminas involucrado en una conversación o en una situación que te cambia la vida? Quizás ocurrió y no te diste cuenta, pero suele suceder. El pasado mes de octubre, el diario para el cual trabaja le encomendó al periodista Martín Sánchez que estuvieran en la Convención de Emprendedores Inmobiliarios y no te imaginas lo que pasó.

Una de las características de los eventos presencias que más me gusta es que siempre nos brinda sorpresas. Recuerdo la primera vez que estuve en uno de ellos, hace ya muchos años, y llegué muy ansioso, nervioso, pensando que me iba a cruzar con lo más granado de la industria del marketing digital. Pensaba que el salón iba a estar lleno de marketeros, pero lo que encontré fue distinto.

Sí, allí estaban algunas de las personas cuyos nombres conocía desde hacía mucho tiempo, a algunos de los cuales ni siquiera les había visto a cara. Los desvirtualicé y fue algo increíble, porque me di cuenta de que son seres de carne y hueso comunes corrientes. Tímidamente me acerqué a varios de ellos, porque me parecía que no era realidad estar ahí viéndolos y escuchándolos.

Al segundo día, armando con valentía, me animé a cruzar algunas palabras con uno de ellos y en la tarde perdí las prevenciones y me tomé una foto. Esos son experiencias que nunca olvidaré, unos momentos que guardo en mi corazón con gratitud. Ese evento no lo recuerdo tanto por lo que aprendí, sino porque fue mi primera vez, mi bautizo en un mundo del que poco o nada sabía.

Por supuesto, me quedaron ganas de volver a esta clase de certámenes, y la vida me ha dado la fortuna de cumplir este sueño. Y ya no solo soy participante, sino que a veces soy conferencista y estar arriba del escenario es algo que, si me conoces, sabes que disfruto mucho. Y también soy organizador de eventos, una labor titánica, pero también una experiencia muy enriquecedora.

Algo parecido le sucedió a Martín Sánchez, que llegó en silencio, prácticamente sin que nadie percibiera su presencia, y vivió la CDEI 2018 al máximo. No fue difícil que lograra una conexión con el contenido de calidad que se brindó en aquellos tres inolvidables días, hace ya casi dos meses, porque trata de combinar su trabajo en un medio de comunicación con el marketing digital.

“Las conferencias fueron excelentes. Vilma Núñez, Elaine Féliz, los chicos que vinieron de España (David y Víctor Lachica, expertos en videomarketing y chatbots). Todo ha sido interesante”, recalcó. Por supuesto, la de Martín es una opinión que valoro mucho y no porque sea periodista, sino especialmente porque tiene una visión distinta a quienes estamos metidos de lleno en el negocio.

Sí, tiene una mentalidad más abierta, quizás puede ver errores que para nosotros pasan desapercibidos y valora aspectos que para nosotros los expertos son comunes. “Como periodista, he cubierto muchos eventos, pero a este lo ponto en un plato aparte”, dijo. Qué feliz me siento al escuchar un testimonio como este, que retribuye el esfuerzo realizado con mi equipo de trabajo.

Tener ganas de hacer algo es lo mismo que tener ganas de no hacerlo: lo único que producirá un cambio es tu decisión de comenzar a actuar. En el caso de la industria inmobiliaria, el primer paso es formarte, adquirir el conocimiento necesario tanto del oficio como del marketing digital, sus estrategias y herramientas. Solo así podrás alcanzar la transformación esperada.

​El Consejo de Emil

Volviendo al pasado, me acuerdo de que en los primeros eventos presenciales a los que asistí vi a muchas personas que no tenían negocios digitales, que sabían poco o nada de internet o que, inclusive, ni siquiera tenían una idea de negocio. “¿Qué hace aquí toda esta gente, entonces?”, me pregunté en silencio. Pasaron un buen tiempo y varios eventos más para descubrir la respuesta.

La magia de un evento presencial está más allá del conocimiento que puedes adquirir, de las fotos que te tomas con los conferencistas o de cuánto te diviertes en la fiesta de despedida. La magia está en las relaciones que puedes establecer, en la gente con la que puedes hacer alianzas estratégicas y, como en el caso de Martín Sánchez, en las oportunidades que la vida te ofrece.

Con lo que vi en la CDEI, me ha interesado incorporarme al sector inmobiliario. Es una buena oportunidad de negocio. La facilidad de trabajar desde casa es una tendencia. No estar esclavizado en una oficina, disponer de más tiempo para ti y tu familia. No cabe duda de que es una oportunidad de negocio para quienes estamos en otras áreas”, afirmó visiblemente entusiasmado.

¡Bienvenido, Martín! La industria inmobiliaria recibe con beneplácito a todos los que deseen poner su conocimiento y su talento al servicio de otros. Qué bueno si te animas a dar el primer paso, el de mostrar interés por ingresar a este apasionante mundo. El siguiente es comenzar a formarte para convertirte en un verdadero especialista, en un consultor inmobiliario respetado y apreciado.

Tener la oportunidad de ayudar a mis colegas de hace años, a muchos de los que me conocieron jovencito cuando ingresé a la industria hace más de veinte años, es un privilegio que le agradezco a la vida. Sin embargo, disfruto mucho también la posibilidad de poder compartir mi conocimiento y experiencia, mis recursos y herramientas, con personas nuevas como el periodista Martín Sánchez.

La CDEI 2018 fue una semilla que se sembró. Sin embargo, para que el árbol crezca, dé frutos y desarrolle las ramas que algún día nos ofrecerán sombra, hay que cultivarlo. Si tú, como Martín Sánchez, te sientes atraído por la industria inmobiliaria, a través del Club de Emprendedores Inmobiliarios puedes comenzar tu trayectoria: en esta comunidad tendrás todo lo que necesitas, y más.


Comments

comments