Qué preguntas responder antes de comprar una segunda vivienda

Emil Montás - EmilMontas.com

Emil Montás - EmilMontas.com

Cada día son más las familias que tienen el privilegio de hacer realidad el sueño de tener una segunda vivienda propia destinada al descanso. Esa fue, precisamente, la razón por la cual, hace más de una década, tomé la decisión de convertirme en un second home specialist cuando ingresé al universo digital. Hoy puedo decirte que fue la decisión más acertada de mi trayectoria.

La vida moderna no es fácil, y menos en nuestros queridos países latinoamericanos en los que el desorden y la falta de cultura, representada en conductas violentas e intolerantes, son pan de cada día. Por eso, el ser humano anda en la búsqueda continua de estrategias que le permitan huir de ese caos, que le den un respiro para recargarse, para encontrar algún oasis de felicidad.

En República Dominicana, gracias a Dios, tenemos muchas alternativas para cumplir con este objetivo. La bellísima naturaleza de la isla, la historia que se esconde de muchos lugares, las playas y las montañas, una rica y variada gastronomía y el más importante de sus atractivos: su gente. Por eso, son cada día más los que posan sus ojos en este paraíso cuando se bienestar se trata.

No en vano se sabe de varias figuras reconocidas del mundo de la farándula que desde hace años eligieron República Dominicana como el destino ideal para darse sus escapaditas. Por ejemplo, la cantante colombiana Shakira compró una propiedad en la que permanece no solo durante los tiempos de descanso, sino también cuando está en proceso de componer sus próximas canciones.

Y no son pocos los clientes que me solicitan que les ayude a conseguir la propiedad de sus sueños para su familia. Son clientes que están en República Dominicana, pero también en Estados Unidos, en Colombia, en Panamá y en otros países latinoamericanos. Y son clientes que muchas veces no saben con exactitud qué quieren, más allá del deseo de tener una casa en la playa.

Sin embargo, no es una cuestión tan fácil, pues hay una cantidad de variables que es necesario resolver para que ese deseo redunde no solo en una buena inversión, sino también en la plena satisfacción de tu cliente y, sobre todo, de su familia. ¿Una casa? ¿Un apartamento? ¿Un resort? ¿O mejor una casa en la montaña? Fíjate que hay una decisión importante para poder comenzar.

Tener una segunda vivienda dedicada al descanso es una inversión, pero también es una experiencia especial para el grupo familiar y, por eso, la prioridad es evitar errores que pongan en riesgo tu dinero y, lo más importante, el bienestar de tu familia. Por eso, cuando un cliente me pide que le ayude a conseguir una segunda vivienda me enfoco en responder algunas preguntas.

La primera, relacionada con el escenario: ¿cuáles son los gustos de la familia? ¿El golf? ¿La playa? ¿Las montañas? ¿La tranquilidad? ¿Quieren estar lejos del mundanal ruido? ¿Prefieren estar cerca de la zona urbana? Como verás, no es lo mismo un escenario que otro. Hay consideraciones que vale la pena tener en cuenta y que, en especial, deben ser resultado de una decisión familiar.

Esa es, precisamente, la segunda cuestión relevante: ¿es un deseo de toda la familia o se trata más bien de un capricho personal? Porque tú puedes elegir en qué gastas o inviertes tu dinero, pero si es algo que involucra a tu esposa e hijos, mejor cuentas con su opinión. Más de una vez la venta se dañó a última hora, cuando ya creíamos tener todo listo, porque la familia no estaba de acuerdo.

Un tercer interrogante importante es tu actual capacidad de pago: ¿vas a pagar de contado o tu intención es tomar una hipoteca? A todos nos gusta comprar de contado porque sabemos que de inmediato nos convertimos en propietarios, porque eludimos trámites y nos evitamos gastos y eventuales problemas. Sin embargo, hay que ser conscientes de que no siempre lo podemos hacer.

Adquirir una segunda vivienda destinada al descanso y al compartir es una experiencia que marca un momento importante en la vida de una familia. Por eso, no es una decisión que se pueda tomar a la ligera, sin considerar aspectos cruciales que van más allá del dinero. Antes de dar ese paso, responde las preguntas clave y, sobre todo, asesórate de un consultor idóneo.

​El Consejo de Emil

Además, comprar de contado no es una buena opción si el patrimonio familiar queda en riesgo, si tu flujo de efectivo se reduce demasiado. Ten en cuenta que la vida está llena de sorpresas e imprevistos y que, por lo tanto, siempre es conveniente tomar algunas precauciones, contar con un dinero que te permita enfrentarlos. Recuerda: la prioridad es el bienestar de tu familia.

Si no posees el dinero necesario para comprar de contado y no vas a habitar la propiedad más allá de una corta temporada de vacaciones o quizás algunos fines de semana a lo largo del año, entonces quizás sea una mejor opción pensar en rentar. Así, te evitas los compromisos y te da un tiempo para atesorar el capital que más adelante te permita cumplir el sueño de tu familia.

Otro interrogante: ¿casa o apartamento? ¿Playa o montaña? La casa te brinda privacidad y, si eres de esas personas a las que no les gusta tanto compartir con los vecinos, un apartamento puede no ser una buena idea. La playa es inspiradora y siempre nos ofrece la posibilidad de la diversión, a la vez que la montaña nos conecta con la naturaleza y nos brinda una sensación de tranquilidad inigualable.

Algo más: ¿piscina? ¿Un jardín amplio para que los niños jueguen con la mascota? ¿Una cocina amplia? ¿Quieres que haya una parrilla para preparar asados? En un conjunto de apartamentos estas zonas son compartidas, mientras que en una casa son exclusivas. ¿Cuál te interesa más? ¿Buscas, además, que esté cerca de la zona urbana para evitar desplazamientos largos?

Si tú eres esa persona interesada en una propiedad destinada al descanso, no puedes pasar por alto estos interrogantes. Asesórate de un consultor inmobiliario que entienda tus necesidades, que se conecte con su deseo y que, sobre todo, te guíe para que adoptes la mejor decisión para tu familia, la decisión más sana. No permitas que una mala asesoría convierta el sueño en pesadilla.

Si eres el consultor, recuerda que la prioridad, que la misión de tu trabajo no es cerrar una venta, sino satisfacer la expectativa de tu cliente. Esa venta puede ser el comienzo de una relación de beneficios mutuos y, por eso, no te obnubiles por una eventual comisión. Enfócate en brindar el mejor servicio posible y, sobre todo, en proporcionarle a esa familia una experiencia inolvidable.

Si deseas que te ayude a lograr cumplir tu sueños de tener un pedazo del paraíso, escríbeme.


Comments

comments

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment: