Tú eres lo que comunicas: el poder de las palabras, según Tania Báez

Emil Montás - EmilMontas.com

Emil Montás - EmilMontas.com

Aquel sábado, la actividad había sido muy intensa y los rostros reflejaban el cansancio. Sin embargo, a pesar de que las sombras de la noche ya habían caído, nadie se movió del recinto. Nadie se quería perder la última de las conferencias previstas y lo mejor fue que el esfuerzo se vio recompensado: disfrutar a la gran Tania Báez en el escenario fue el sueño cumplido de muchos.

Con 35 años de experiencia en los medios de comunicación de República Dominicana, Tania no solo es una figura pública, una cara familiar para el ciudadano común, sino también un orgullo para sus compatriotas. Muchos crecieron viéndola en la televisión, escuchándola en la radio o como cabeza de diferentes proyectos editoriales. Sin embargo, jamás la habían visto en persona.

‘Comunica mejor y vende más’ fue el título que Tania le dio a su charla, y no pudo ser más acertado. ¿Por qué? Porque apuntó directamente a dos de los obstáculos que más estrés le generan a un agente inmobiliario: comunicarse mejor con sus clientes y, consecuencia de lo anterior, vender más. Tras su charla, Tania les demostró que es mucho lo que hay por hacer.

Las personas que desarrollan las habilidades para comunicar tienen una gran ventaja. No importa qué profesión u oficio desempeñen. Pueden ser presidentes como Barack Obama o un profesional de cualquier área: abogados, emprendedores inmobiliarios o periodistas. Cuando logran conectar con su audiencia, trascienden de un modo más rápido y mucho más efectivo”, asegura Tania.

Desde los 16 años, Tania comenzó a trabajar en los medios y a labrar una trayectoria ejemplar, digna de admirar, el modelo que otros quieren seguir. “Me encantaba subir a un escenario y ver el auditorio repleto de gente y entrevistar a un artista o a un político. Sin embargo, llegó el momento en que esa pasión se transformó y entendí que debía haber una evolución”, explica.

Así, hace cinco años se alejó del mundanal ruido de los medios de comunicación y se transformó en speaker transformacional, creadora de contenidos sobre comunicación, negocios y poder femenino y, además, entrenadora de conferencistas. “Tengo un producto que se llama ‘La fábrica de speakers’, para quienes quieren aprender a desarrollar habilidades para comunicar”, afirma.

Y eso fue, precisamente, lo que hizo durante la Convención de Emprendedores Inmobiliarios. Las personas que se comunican mejor están en capacidad de generar relaciones a largo plazo. No solo propician negociaciones, sino relaciones. Yo me encargo de que las personas reconozcan que poseen esas habilidades y las desarrollen, y sobre todo que obtengan los resultados deseados”.

Quienes trabajamos en la industria inmobiliaria tendemos a decir “yo no tengo que hablar”, “yo solo tengo que vender” o “que la propiedad hable por mí”, pero ya sabemos que en la práctica no es así. Y menos en estos tiempos de la revolución digital, en los que la comunicación con el cliente se hace de manera virtual, a través distintos dispositivos, y en un mercado altamente competido.

Una propiedad es un objeto inerte, mientras que tú, el agente inmobiliario, eres el encargado de dibujar las emociones que se traducen en la venta. Todos tenemos la capacidad, pero no todos la sabemos desarrollar. La comunicación es una ciencia y un arte. Una ciencia con estructuras básicas que tú o cualquiera puede aprender; un arte que tú puedes disfrutar”, asegura Tania.

Según la experta, de lo que se trata es de que tú te des cuenta de que dispones de una maravillosa posibilidad. Cuando decides implementarla para el crecimiento personal y profesional, también trasciende tu vida. En el mundo actual, el éxito y la felicidad están reservados para quienes son capaces de comunicarse con otros, establecer vínculos sólidos y forjar relaciones a largo plazo.

Lo que pocos o ninguno de los entusiastas miembros del auditorio sabía es que la propia Tania pasó por ese mismo proceso, ella también tuvo que aprender. “Siempre fue muy receptiva a la posibilidad de descubrir nuevas habilidades. Comencé a estudiar el tema del desarrollo humano, y me apasionó. Tuve que trabajar mucho, luchar contra mi miedo y mi resistencia al cambio”, contó.

Fue un momento de muchas pruebas, de mucha necesidad. No fue fácil, pero Dios tenía para mi propósito ese camino y es el que me ha traído hasta aquí. Mi conferencia y mi libro, que se llama Lo mejor está por venir, que es el buque insignia que me ha permitido llegar a 15 países, son un reflejo de ese camino, de esa transición de la zona de confort a un nuevo espectro”, asegura.

¿Cómo lo logró? “Tuve que romper mucho corozo desde cero, domar el ego para abrirme la posibilidad de crecer y crear nuevas perspectivas para mi vida”. Eso es, justamente, el reto que les propuso a los agentes inmobiliarios para generar ese cambio que les permita trascender, sobresalir en el mercado y convertirse en la mejor elección de sus clientes, una y otra vez.

Vivimos en la era del conocimiento y de la comunicación. Disponemos de las herramientas y de los expertos capacitados para enseñarnos a aprovechar el potencial que nos regaló la naturaleza. Si eres emprendedor inmobiliario y quieres conectar con tus clientes, forjar relaciones a largo plazo, es imprescindible que aprendas a comunicarte y causar impacto.

​El Consejo de Emil

Lo primero que debe hacer un emprendedor inmobiliario es definir su nicho. Escoge uno y especialízate. Esta es la era del conocimiento, la de los expertos, la de la especialización. Debes convertirte en un verdadero maestro de las necesidades de las personas de ese nicho”, dice Tania. Es algo que todos creemos saber, pero que no aplicamos y, por eso, nos equivocamos.

“Luego de que identifiques tu nicho, con el que tienes que estar plenamente identificado, con el que tiene que haber coincidencias con tus valores y tus conocimientos y tu área de conocimiento, debes responder tres preguntas básicas: 1) ¿Cuál es el problema o la necesidad apremiante de ese nicho?; 2) ¿Cuál es la solución ideal a ese problema o necesidad?; 3) ¿Cómo harás seguimiento?”.

La tercera etapa del proceso es juntar las piezas del rompecabezas: una vez identificas el problema y lo abordas, aportas la solución adecuada y la implementas. Lo que queda es hacer el seguimiento necesario para que se cumpla el objetivo previsto. “Si ejecutas el plan adecuadamente, no hay manera de que no se desarrolle una negociación de ganar ganar para ambas partes”, afirma.

Según Tania, “hablar se aprende hablando. Todo se aprende, y más en esta era en la que todo el mundo tiene acceso al conocimiento”. No valen las disculpas como “tengo miedo” o “soy tímido”, porque cualquiera lo puede lograr. “El que quiera abrirse a esa posibilidad, que primero entienda los resultados, los proyecte a largo plazo, se enamore de ellos y trabaje hasta conseguirlos”.

Si bien hay mucho contenido de valor en la red, gratuito, Tania aconseja invertir en tu formación con especialistas que te den garantías. He visto diferencias sustanciales en la vida de muchos de mis estudiantes que se atrevieron a desafiar lo que hay detrás del umbral del miedo y decidieron abrirse para compartir su mensaje, su producto, su marca, su talento, y hacer fortuna con eso”.

Cuando Tania puso punto final a su charla, en pleno el auditorio se puso en pie y aplaudió a rabiar por varios minutos. Luego, la comunicadora que durante años fue el puente entre la audiencia y las celebridades tuvo su cuarto de hora de reconocimiento y, sobre todo, de gratitud. Momentos especiales, inolvidables, irrepetibles, de esos que el corazón guarda en el cofre de los tesoros…


La Fábrica de Speakers

El profesional del siglo XXI tiene que ser integral. No importa en qué campo desarrolle su actividad, la premisa se mantiene: el mercado, en virtud del empoderamiento que le dio el acceso al conocimiento, solo quiere trabajar con los mejores, con los expertos, con los especialistas. Y, de manera muy especial, con aquellos que son capaces de conectarse con sus emociones.

“Entre los alumnos de La Fábrica de Speakers hemos tenido abogados, ingenieros, médicos, profesionales que se dan cuenta de que es más fácil subirse a un escenario y venderles un proyecto a 240 personas que hacer una venta uno a uno por teléfono”, dice Tania Báez. Todos aprendieron a desarrollar sus habilidades de comunicación, vencieron sus miedos y ahora son speakers expertos.

“Cuando estás en un escenario, la gente no quiere verte leer lo que dicen unas diapositivas, no quiere ver a una persona que comparte datos y cifras. La gente quiere escuchar tus historias, quiere coincidir con tus fracasos, quiere aprender de tus errores, asegura. Lo que el mercado exige hoy es compartir experiencias significativas, enseñanzas que sirvan como modelo e inspiración.

Aunque no es habitual que los agentes inmobiliarios estemos arriba del escenario, sí es necesario que aprendamos a establecer relaciones a largo plazo con nuestros clientes, lazos fuertes que nos permitan ayudarle a transforma su vida y cumplir sus sueños. La mejor herramienta para lograrlo es conectar con sus emociones y eso solo se puede hacer si sabemos comunicarnos.


Comments

comments

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment: