Colaborar, no competir, hará mejor la industria inmobiliaria

Emil Montás - EmilMontas.com

Emil Montás - EmilMontas.com

Voy a hacerte una confesión: durante muchos años yo también cometí el error que provoca que muchos emprendedores se estanquen y vean frustrados sus sueños. De hecho, los míos se estrellaron contra una pared y me explotaron en la cara, y solo fue en ese momento cuando entendí que necesitaba cambiar mi actitud. A partir de entonces, comenzó mi crecimiento.

¿Sabes de qué te hablo? Durante muchos años, yo no trabajé en la industria inmobiliaria, sino que me dediqué a competir. Sí, estaba obsesionado con ser el mejor, el número uno, el que más ventas acumulaba, el que más ganancias atesoraba. Hasta que la vida se encargó de darme una lección, dura, pero necesaria, y entendí que la única competencia era por ser mejor cada día.

Ahora, déjame hacerte otra confesión: ¿sabes cuál es la mayor satisfacción de ver hecho realidad el sueño de organizar un evento como la Convención de Emprendedores Inmobiliarios? Que la mayoría de las personas presentes en el auditorio son las mismas que antes veía como competencia. Sí, agentes inmobiliarios, colegas que representan a otras marcas de la industria.

Desde que somos niños, nos enseñan a competir, nos fomentan esa actitud de querer ser los primeros en todo. Y nos premian cuando lo logramos o nos castigan si no alcanzamos el objetivo. Y si tu trabajo está relacionado con una actividad como las ventas, mucho peor: tienes que cumplir unas metas para ganar el dinero suficiente y, para eso, debes competir contra todo y contra todos.

Por eso, vemos enemigos por todos lados, desconfiamos de todos. Malgastamos nuestras energías y perdemos el foco de lo que realmente es importante: nuestro cliente, la satisfacción de sus necesidades. Con la experiencia de más de veinte años en el mercado, el aprendizaje producto de mis propios errores y de las enseñanzas de mis padres y mentores, pude cambiar esa mala actitud.

“Lo que no se comparte, no se disfruta” es una frase que me habrás escuchado decenas de veces y que se ha convertido más que en un eslogan, en una filosofía de trabajo. Entendí que compartir mi conocimiento, mi experiencia, mis herramientas y mis recursos con otros, incluidos esos que antes llamaba competencia, es la única vía para mejorar, para aportarle algo a este bello oficio.

Esa es la razón por la cual el testimonio de personas como Juan Chalas, socio fundador de Plusval Inmobiliaria, una reconocida empresa de mi país, me genera tanta satisfacción, un orgullo que no puedo ocultar. Saber que una persona con su conocimiento, trayectoria y experiencia puede aprender algo de los expertos invitados al evento es una satisfacción que no puedo describir.

“La experiencia de la CDEI ha sido maravillosa. Hemos tenido conferencistas excelentes. Lo que Emil hace le aporta mucho al sector. Se necesita capacitación, se necesitan nuevos aportes a nivel de valor, de estrategias de marketing”, dice Juan. Llenar ese vacío, precisamente, fue el motivo que me movió para crear un evento como la Convención de Emprendedores Inmobiliarios.

Una de las lecciones más valiosas que recibí de mis padres y mentores es que estamos aquí para ayudarnos, para crecer juntos, para construir juntos. Desde que adopté esa actitud, disfruto mi trabajo y aprendo mucho más, disfruto y aprendo al compartir con mis colegas. La industria inmobiliaria solo será más grande si unimos fuerzas y trabajamos para hacerla más grande cada día.

​El Consejo de Emil

Que, valga recalcarlo, es un escenario en el que hay un lugar para todos, para cada uno: para el principiante que necesita el conocimiento para sustentar sus sueños; para el agente que acredita experiencia, pero requiere capacitarse en las nuevas estrategias y modelos de negocio; para el experimentado, como Juan Chalas, dueño de una empresa y ávido de actualizar su conocimiento.

“Lo que uno busca aquí son cosas puntuales, claves. Vemos muchos expositores, pero cada uno busca algo distinto. En nuestra empresa, por ejemplo, estábamos necesitando la parte de la venta, cómo convertir más. Lo importante es eso, que cada uno en su área vea lo que realmente necesita y pueda suplir la necesidad con lo que enseña cualquiera de los expositores”, asegura Juan.

La vida me ha dado el privilegio y el honor de poder transmitirles a otras personas cuanto he aprendido en mi trabajo. No ha sido una tarea fácil, porque como dije antes nos educaron con la idea de competir, con la obsesión de ser mejores que los demás. Y no es fácil cambiar el chip, adoptar una nueva mentalidad que nos permita entender que la nueva norma es la colaboración.

Ya no tiene sentido la competencia, porque lo que se impuso fue la coopetencia, es decir, la unión de fuerzas, de esfuerzos; la sumatoria de conocimientos y experiencias; la sinergia de los distintos actores de la industria en pos de un objetivo común: consolidarla, hacerla crecer y construir un escenario en el que haya mayores beneficios y, sobre todo, en el que no haya perdedores.

Sé que estamos lejos de alcanzar el objetivo, que se requiere mucho trabajo y, en especial, el aporte de todos los involucrados para que la industria inmobiliaria en América Latina, no solo en República Dominicana, sea lo que soñamos. Me encanta ser parte de este proceso y me encanta saber que el mensaje ha calado y que las barreras que antes nos dividían han ido cayendo.

Soy muy feliz de saber que este esfuerzo titánico que se llama la Convención de Emprendedores Inmobiliarios brinda los frutos esperados. Soy muy feliz de saber que personas como Juan Chalas pueden beneficiarse del conocimiento que generosamente nos comparten los expertos. Y soy muy feliz de saber que hay personas como tú que se nutren con las experiencias de sus colegas.

Te lo digo con humildad y con conocimiento de causa: el día que dejé de ver a mis colegas como rivales, como competencia, abrí la puerta para aprender aquello que podían enseñarme, que es mucho. Hoy, felizmente, puedo retribuirles algo de cuando me enseñaron y tengo la satisfacción de saber que entre todos estamos construyendo algo maravilloso: una industria inmobiliaria mejor.



Comments

comments

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment: