‘El aprendizaje es algo que no tiene límites, no tiene precio’

Emil Montás - EmilMontas.com|

Emil Montás - EmilMontas.com|

A veces, creemos que los sueños están demasiado distantes, lejos de nuestro alcance. Sin embargo, esa no es más que una de las tantas excusas que utilizamos para justificar los miedos, la renuencia a abandonar la zona de confort o, simplemente, la debilidad para luchar por lo que realmente deseamos. El ejemplo de Beatriz Castillo nos demuestra que no es así.

Beatriz es agente inmobiliaria en Lawrence (Massachusetts), una ciudad de poco menos de 80.000 habitantes ubicada en el condado de Essex y famosa porque allí nació el director Leonard Bernstein, célebre director de la Orquesta Filarmónica de Nueva York. Desde allí, recorrió más de 2.600 kilómetros hasta Punta Cana para asistir a la Convención de Emprendedores Inmobiliarios.

“En el año 2017 compré el programa Vender Casas Desde Casa (VCDC) y tenía el sueño de venir a la Convención. Gracias a Dios se me cumplió”, dice entusiasmada. Esta es la clase de personas a las que me gusta ayudar, y no me canso de repetirlo: las que toman acción, las que invierten en su formación, las que se atreven a enfrentar los problemas, los que no tiran la toalla y se rinden.

Es un orgullo que una persona que trabaja en el mercado inmobiliario de Estados Unidos, que para el resto de América es el referente, se forme con nosotros. Interpreto que algo estamos haciendo bien para que los latinos de ese país vuelvan sus ojos hacia un país como República Dominicana, que para ellos suele ser nada más un destino turístico con una gran oferta a precios muy cómodos.

“La verdad que ha sido una experiencia maravillosa, porque he podido aprender mucho de la gente que realmente sabe mucho de esto”, dice Beatriz. Creo que el aprendizaje es algo que no tiene límites y que no tiene precio, por lo que deja el valor agregado que te aporta cada una de las personas que estamos aquí, agrega. De eso se trata, Beatriz, justamente de eso.

Una de las frases de Beatriz que me llamó la atención fue en la que dijo que “me di cuenta de que nos falta por aprender”. Lo dice una persona que trabaja en el mercado estadounidense, en el que se requiere licencia para operar, y esta solo se la otorgan a quienes cumplen con una cantidad de requisitos, entre otros, acreditar el conocimiento integral de lo que es la industria inmobiliaria.

Me encanta, entonces, cuando una persona tiene la humildad para reconocer que no se las sabe todas y, mejor todavía, que toma acción para subsanar ese vacío. “En la Convención me di cuenta de que cada vez que nos entregamos a los demás dando una milla extra como lo ha hecho Emil, te posicionas mejor frente a tus colegas, porque lo que no se comparte, no se disfruta”, dice ella.

Tus sueños solo se te van a escapar si tú insiste en esperar ‘un buen momento’ o ‘el día en que tenga los recursos’ o ‘que la situación de la economía sea más favorable’. El ejemplo de Beatriz Castillo es muy poderoso, porque ni la distancia, ni el dinero que tuvo que invertir en su formación fueron un obstáculo. La educación seguida de la acción es la clave del éxito.

​El Consejo de Emil

Esto que piensa Beatriz es el resultado de asistir a un evento presencial de la categoría de la Convención de Emprendedores Inmobiliarios, que en 2018 tuvo la presencia de muy importantes personalidades de la industria y más de veinte conferencistas, panelistas y talleristas de reconocida trayectoria internacional. Es decir, las oportunidades no se dan, tú mismo las creas.

Como lo he dicho en otras ocasiones, ejemplos como este de Beatriz Castillo son los que me enseñan que vale la pena asumir el riesgo de organizar un evento presencial de alto vuelo como la Convención de Emprendedores Inmobiliarios. Con una sola persona que aprende algo que le sirva para transformar su vida y conseguir que su negocio llegue al siguiente nivel, todo valió la pena.

“Lo admiro mucho, lo quiero mucho y quiero aprender de cada una de las personas con las que he tenido la oportunidad de compartir en esta Convención de Emprendedores Inmobiliarios”, concluye Beatriz. La verdad, el honor es para mí y para mi equipo de trabajo, que nos sentimos honrados y privilegiados de poder compartir contigo y con muchos más esta pasión por la industria inmobiliaria.

Lo mejor, querida Beatriz, es lo que está por venir, lo que vamos a construir juntos para ayudar a nuestros clientes a cumplir sus sueños. Eso solo es posible si los agentes inmobiliarios de nuestros países, de toda América, siguen tu ejemplo: salen de la zona de confort, toman acción y deciden invertir en su formación. La educación seguida de la acción es la llave para alcanzar el éxito.

En anteriores oportunidades me habrás escuchado decir que este es apenas el comienzo, y es cierto. El aprendizaje es un apasionante camino que nunca termina, pero que nos ofrece logros y satisfacciones si sabemos aprovecharlo. Ser parte de una comunidad activa, transformadora y pujante, como la del Club de Emprendedores Inmobiliarios, es la garantía de alcanzar los sueños.

Este 2018, que nos dejó grandes enseñanzas y valiosas lecciones, está a pocos días de terminar. Quizás no fue el año que esperabas, no cumpliste todas las metas que te fijaste; quizás te queda alguna que otra frustración, pero no te preocupes: así es la vida, así son los negocios. Lo bueno es que ya llega 2019 y en el CDEI estamos listos para ayudarte a que sea el mejor año de tu vida.


Comments

comments