3 tips ninja para invertir y ganar en Punta Cana

Emil Montás - EmilMontas.com

Emil Montás - EmilMontas.com

El encanto de República Dominicana, en especial de Punta Cana, es increíble. Su mar de colores y tranquilas aguas tibias, sus extensas playas blancas, su variada gastronomía, una logística que cada día avanza y se adecúa a las nuevas exigencias del mercado y, lo más importante para mí, el calor y la calidad de su gente. Un atractivo abanico de beneficios al alcance de quien quiera disfrutarlos.

Cuando fue por primera vez a Colombia, hace unos años, me llamó la atención una campaña, que después supe que había sido implementada por el gobierno, con un eslogan maravilloso: “El riesgo es que te quieras quedar”. La campaña estaba destinada a cambiar la imagen del país, salpicada por los efectos del narcotráfico, el conflicto interno con grupos armados y la situación inestable.

Lo que más me gustó fue el poder de los testimonios. El mayor peso de la campaña corría por cuenta de turistas de diferentes partes del mundo que después de unos días de estadía en el país compartían con otros su experiencia. Aunque la estrategia duró no más de un año y medio, el eslogan se popularizó entre los colombianos, que la utilizan para conquistar a los visitantes.

Cuando regresé a República Dominicana y tuve el honor de ser anfitrión de un evento en el que participaron emprendedores de otros países latinoamericanos, me di cuenta de que su experiencia era parecida: ¡se querían quedar! Literalmente, quedaron enamorados de nuestro país, y la verdad que los entiendo. Y puedo decirte que es lo que les ocurren a prácticamente todos los que nos visitan.

De hecho, a muchas personas, incluidos algunos de los amigos que estuvieron en aquel evento, les sucede algo gracioso: llegan en plan de turistas y se van en plan de inversionistas. ¿A qué me refiero? A que después de ver y de vivir el escenario en carne propia, después de tener contacto con nuestra gente, después de sentir la brisa y el mar, se dan cuenta de que también hay grandes oportunidades.

Oportunidades tanto de adquirir una propiedad que puedan disfrutar durante el verano o las vacaciones junto con su familia y oportunidades de realizar una inversión que les represente unos interesantes ingresos adicionales, que nunca están de más. O, por qué no, combinar las dos opciones, quizás no a corto plazo, pero sí a mediano o largo plazo. Es una buena idea, ¿no?

De hecho, eso no es todo. En los últimos años, en silencio para que no se afecte su tranquilidad, varias celebridades de la música, los medios y el deporte, entre otros ámbitos de la sociedad, compraron propiedades en distintos puntos de República Dominicana, en especial, en Punta Cana. ¿Para qué? No solo en plan recreativo, sino pensando también en el lugar de disfrutar su retiro.

No tengo la menor duda de que mi querido país, con su gente como principal valor, resulta ser una excelente alternativa para turistas e inversionistas o para quienes desean vivir con tranquilidad. Sin embargo, tengo que decirte algo, como la mano en el corazón: no creas en todo lo que te dicen, no creas todo lo que lees en internet, no vayas por ahí de ingenuo porque después lo lamentarás.

Cada día más, República Dominicana es el paraíso para decenas de turistas e inversionistas de todo el mundo. Sin embargo, para algunos lo que comienza como un sueño se convierte en una pesadilla. ¿Por qué? Porque no protegen su inversión. Te comparto tres tips ninja que te ayudarán a adoptar la mejor decisión y, sobre todo, que te evitarán fuertes dolores de cabeza.

​El Consejo de Emil

Por eso, te comparto tres tips ninja que te permitirán blindar tu inversión y, lo mejor, te darán la posibilidad de disfrutarla:

Consejo #1 – No trabajes solo

Conozco a muchas personas que eligen trabajar solos, a la distancia, simplemente por ahorrarse la comisión o algunos otros gastos. ¡Craso error! Tú no eres un experto, quizás tú no vives en este hermoso país y, por eso, no hay una decisión más conveniente que la de ponerte en manos de un consultor inmobiliario independiente que pueda ayudarte a alcanzar tus objetivos.

Ten muy en cuenta estas tres palabras: consultor inmobiliario independiente. ¿Y por qué no con el propietario o con el promotor?, te preguntarás. Muchos contactan directamente con ellos y les va bien, pero quiero mostrarte la otra cara de la moneda: ellos son parte interesada en el negocio, y eso está bien, pero esa condición les quita la visión objetiva que tú necesitas al asesorarte.

Cuando una persona va a hacer una inversión así de importante, por la trascendencia y eventualmente por el monto, necesita la mejor asesoría posible. Una que le muestre la realidad, los pro y los contra, los beneficios y los riesgos. Nada en la vida es color de rosa o perfecto, así que requieres una visión independiente que te ofrezca el panorama complete, te oriente y te respalde.

Consejo #2 – Juega al inspector privado

Aunque a algunos clientes este consejo les resulte exagerado al comienzo, después me agradecen que les haya hecho hincapié en él. ¿Por qué? Porque un tema es contar con la asesoría de un consultor inmobiliario que te brinde confianza y otro es dejarlo todo en sus manos y abrir la puerta a riesgos innecesario. Recuerda que es tu sueño, tu dinero, tu inversión, así que toma recaudos.

Los errores más costosos de un cliente y la mala asesoría de un vendedor surgen de la misma fuente: el desborde de las emociones. Sí, el entusiasmo desmedido, las reacciones impulsivas, los caprichos obsesivos. No te quedes con la primera impresión de un lindo brochure o de los render y la galería fotográfica de la página web: ve, conoce, explora, pregunta; no te quedes con la duda.

Averigua tanto de la propiedad como del promotor (nunca está de más). Consulta qué otros proyectos ha desarrollado, preocúpate por el respaldo que ofrezca, investiga acerca de su solvencia económica, en fin. No solo es una forma de salvaguardar tu dinero, sino también de velar por tu tranquilidad. Ser un poco desconfiado (un poco, nada más) siempre es conveniente.

Consejo #3 – Mira un poco más allá

Para que esa inversión no se convierta en un dolor de cabeza, requieres tener muy claro el objetivo, la razón por la que compras esa propiedad. ¿Vas a vivir allí? ¿Vas a arrendarla? Aunque no lo creas, saber con certeza qué quieres hacer con ese inmueble es muy importante. ¿Por qué? Porque si improvisas o te equivocas, no solo corres el riesgo de perder el dinero, sino la tranquilidad.

Si tu intención es obtener rendimientos financieros con esa propiedad, no la sueltes a alguien que no te brinde las garantías necesarias. Una opción son las plataformas como AirBnB, Home Away, VRBO y Booking, que ya tienen un público cautivo y son especialistas en la materia. Además, te brindan una ventaja: ya tiene contacto con clientes que pueden estar interesados en tu inmueble.

Si compras, pero no vives o no vas a vivir en República Dominicana, debes conseguir quién te administre esa propiedad, alguien que preste los servicios de limpieza y alguien más que se encargue de recibir y atender a los visitantes. Aprende que después de firmar el contrato de compraventa, el primer paso consiste en formalizar uno de administración de la propiedad.


Comments

comments

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment: